Buscador de compañero de libre

¿Es libre la libertad?

2020.11.11 03:32 Otro_engranaje ¿Es libre la libertad?

¡Hola comunidad! En esta ocasión traigo (como suelen ser mis publicaciones en este tablón) un breve ensayo hablando sobre un tema que he notado muy seguido por estas huestes: "La libertad", un problema que me pareció apasionante, pero que obviamente no abordo de manera definitiva (es arduo extenso) en pos de revelar una nueva verdad, sino que adopto una posición con respecto al tema e intento dar un panorama más amplio de la idea de Libertad.
Les dejo un link a mi blog, como siempre, dónde esta subido el breve ensayo, y se los adjunto aquí mismo también. Saludos:
¿Es libre la libertad?
Introducción.
Libertad. Una palabra poderosa y polémica; una virtud o un vicio; un valor o un eslogan. La palabra libertad, en el uso común, parece definirse de manera obvia: la entendemos, en general, como la “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”[1].
Lo cierto es que, si bien la cuestión parece sencilla a simple vista, profundizar en el término nos conduciría a un debate, considero yo, espinoso, donde se juega uno de los valores (¿valor, cualidad, don?) de la humanidad. Algunas preguntas disparadoras podrían ser las siguientes: ¿Es el hombre[2] libre por naturaleza?, ¿el hombre siempre elige de acuerdo a su voluntad?, si la voluntad existe, ¿de dónde sale, es decir, responde a leyes de causa-efecto, o no lo hace?, si hablamos de causalidad en la voluntad, ¿podemos hablar de libertad, o el hombre estaría sujeto a un determinismo del que no puede escapar?
En el presente breve-ensayo, vamos a encarar la cuestión de la libertad analizando fragmentos de la novela Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, la historia de aquel joven ingles que, durante el siglo XVII, rompe con la voluntad de sus padres de tener una vida “normal” para arrojarse a la aventura marítima, donde le esperan una serie de infortunios. Repararemos sobre la noción de libertad que nos ofrece la novela, y contrastaremos con diferentes concepciones del término desarrolladas desde la filosofía y la antropología filosófica, puntualmente. Lo que se intenta es ampliar nuestra idea sobre la libertad, entender cómo opera y saber si la libertad, como concepto, está libre de determinaciones, no lo está o si acaso la cuestión es más compleja. Siéntanse libres de continuar la lectura.
El fatal aventurero que no quería ser abogado.
En la ficción, al parecer inspirada en hechos reales (Defoe habría conocido la historia de un hombre cuyos infortunios lo habrían alentado a hacer su obra)[3], Robinson narra su vida. En uno de los primeros párrafos, iniciándose la novela, leemos:
Siendo el tercer hijo de la familia y no habiendo aprendido ningún oficio, mi mente comenzó muy pronto a llenarse de proyectos aventureros. Mi padre, que era ya muy viejo, había procurado dotarme de una buena instrucción, en la medida que las enseñanzas hogareñas y las de una escuela pública provincial pueden generalmente procurar, y me había preparado para la carrera de leyes. Pero yo no podía resignarme a seguir otra carrera que la del mar, y esta carrera era completamente opuesta a la voluntad, mejor, a las órdenes de mi padre, y también contraria a todas las súplicas e intentos de persuasión de mi madre y de mis amigos, de tal suerte que parecía haber algo fatal en la inclinación natural que me impelía directamente hacia la vida de miseria que me esperaba. [negritas mías] (1969: p.15).
Este párrafo, que permite anticipar ciertamente de qué va la obra, nos cuenta mucho más que el simple contenido de una novela literaria. Aquí podemos observar una concepción del personaje (y del autor) a cerca de la voluntad de elección que poseería un individuo, a cerca de la condición de la libertad (o no) del hombre para obrar de una manera o de otra.
Robinson, a unos pasos de la adultez, sabía que su voluntad era contraria a la voluntad de su padre y a la de su madre. Él no deseaba que su vida sea, tal y como se la proponía su padre, dedicada a las leyes y situado en la “clase media” que, según su padre, era la “mejor situación del mundo” (1969: p.16). Pero luego leemos lo siguiente: “parecía haber algo fatal en la inclinación natural que me impelía directamente hacia la vida de miseria que me esperaba”. Si en un principio pensábamos que el joven Crusoe hacía uso de su condición de hombre libre para oponer su voluntad a la de su familia, estas líneas nos ponen de manifiesto otra cuestión. Su inclinación no sería causa de su más libre voluntad, sino que sería “natural”, y no solo eso, algo “fatal” dentro de esta misma naturaleza lo empujaba al (¿inevitable?) destino que le esperaba.
Evitando entrar en trampas del lenguaje, consideremos lo siguiente en el marco del párrafo anterior. Robinson claramente tiene sus deseos, su “inclinación natural”. Suponiendo que es natural, podríamos pensar que él no la eligió, sino que simplemente vino con él. Pero aun así podría haber declinado ante la insistencia de su padre, y no lo hizo, eligiendo arrojarse a la mar. Por otro lado, también se alude a algo “fatal” dentro de la inclinación de Robinson por hacerse un navegante, en otras palabras, algo que necesariamente lo determinaba a padecer, como dice, sus futuras miserias. Y aquí se nos presenta un primer problema. No podemos negar que Robinson Crusoe elige, ciertamente, lo que hará. Pero, ¿acaso elige él su “inclinación natural”? De momento parece que no, que hay algo que lo excede.
Robinson se aventura, entonces, en un primer viaje un día que se cruza un compañero suyo, quien lo invita gratis a tripular en el barco de su padre con destino a Londres. En síntesis, la cosa va muy mal, durante el trayecto la embarcación sufre dos tempestades y, en la segunda, el barco zozobra. Nuestro desafortunado protagonista nos dice que bien podría haber tomado aquello como advertencia, pero….
No sé cómo explicarlo, pero parece existir un secreto destino que nos precipita a convertirnos en instrumentos de nuestra propia destrucción a pesar de que nos demos cuenta de ello y avancemos hacia el futuro con los ojos abiertos. Evidentemente, solo un decreto fatal, al que me era imposible escapar, podía hacerme desoír las razones juiciosas […]. [negritas mías] (1969: p.23).
Parecería aquí como que Robinson se entiende títere de su propio destino. Como si una mano invisible encauzara nuestro rumbo, como si independientemente de nuestra voluntad, nuestra suerte ya estuviese echada. De hecho, la idea de la “Providencia” es muy recurrente en la trama, y Robinson (que en el desarrollo de la novela abraza fuertemente la religión cristiana y al Dios cristiano) interpreta sus infortunios como consecuencia de la “Divina Providencia” por haber ignorado las advertencias de su padre. Entonces, si Robinson elige no seguir las órdenes de su padre, pero aun así existe una “mano invisible” que determina su propia suerte, ¿podemos decir que el hombre, bajo esta concepción, es libre?, ¿acaso todo está escrito?
Providencia o libertad.
Repasemos el problema que se nos disparó anteriormente: Si acaso existe una divinidad, una “providencia”, que de algún modo sella nuestro porvenir; es decir, si ya nuestro destino estuviese “escrito”, ¿acaso existe la libertad?
Este problema estaría aparentemente “resuelto” por San Agustín (354-430 d.C.), quien en su obra La ciudad de Dios encararía la cuestión de la libertad y del libre albedrío. En el capítulo noveno del quinto libro, San Agustín, pensador cristiano, crítica la idea de Cicerón (antiguo político romano) de la ausencia de una “presciencia de lo futuro”. Este último pensaba que, si acaso existiese una presciencia (es decir, un conocimiento de las cosas futuras), esto querría decir que existe una especie de divinidad que rige la vida de las personas, de manera que las distintas voluntades del hombre serían causa de una fatal decisión del destino, no existiendo lugar para la libertad de decisión. Cicerón rechaza de plano, entonces, la existencia de una presciencia del futuro y de un “hado”, porque el libre albedrío (o libre voluntad) debería de existir y, de no ser así, serían absurdas todo tipo de leyes, castigos o premiaciones. Pero San Agustín no está de acuerdo con aquello.
Existe presciencia, dice, y existe libre voluntad:
[…], nosotros, así como confesamos que hay un sumo y verdadero Dios, así también confesamos su voluntad divina, sumo poder y presciencia; y no por eso tememos que hacemos involuntariamente lo que practicamos con libre voluntad, porque sabía ya que lo habíamos de ejecutar Aquél cuya presciencia es infalible.[4]
Aparentemente, que exista una divina Providencia no implica necesariamente que no esté a nuestra disposición, como humanos, la libertad de elección, la “libre determinación” o el “libre albedrío”. Suponiendo que Dios existe, y que conoce todo a cerca de nosotros, incluso nuestro futuro, no quiere decir que nosotros no elijamos libremente una cosa u otra, actuar de tal o cual manera.
Si tomamos esto por seguro el problema de nuestro amigo Robinson acerca de si es o no libre quedaría resuelto. Robinson no sería como él pensó un “instrumento” de su destino, sino que, a pesar de existir una presciencia y una divina providencia, queda claro que nuestro hombre eligió de acuerdo a su voluntad. Pero, ¿por qué? Es decir, ¿por qué Robinson cree que “solo un decreto fatal”, al que le era imposible escapar, podía hacerle desoír las razones juiciosas de su familia?, ¿por qué eligió lo que eligió, y no eligió otra cosa?
Libre albedrío, ¿determinismo?
La pregunta con la que cerramos el apartado anterior, para quien se haya fatigado de darle vueltas al asunto (que en realidad es la búsqueda de una respuesta convincente al mismo) puede parecer agobiante, y podría contestarla simplemente de este modo: “eligió lo que eligió porque él es libre de hacer su voluntad”. Pero este “ser libre” explica y no explica del todo por qué eligió aquella cosa y no otra.
Volvamos a la experiencia de nuestro desafortunado aventurero. Dijimos que había desobedecido la voluntad de su padre, y que por una inclinación propia un día se hizo a la mar con un conocido suyo. En este viaje habría sufrido dos tempestades, una peor que la otra, que, si bien asustaron al joven Crusoe, y casi lo hacen desistir de sus deseos de convertirse en un navegante, al final este no claudica. Pero sí se debate, en su vuelta por tierra a Londres, sobre lo que hará en la posterioridad:
En cuanto a mí, como que tenía un dinero en el bolsillo, hice el viaje a Londres, por tierra; y allí, como en el camino**, tuve varias luchas conmigo mismo respecto a cuál iba a ser el curso que daría mi vida y qué decisión debía tomar**, si volverme a casa o embarcarme.
En cuanto a regresar a casa, la vergüenza motivaba la mayor oposición a esa idea; e inmediatamente me figuraba cuál sería la chunga de los vecinos, y me sentía humillado no solamente ante mis padres, sino ante todos los demás […].
Una aversión irresistible continuaba impidiéndome volver a casa; y, como tardé algún tiempo en decidir, el recuerdo de los apuros que había pasado se desvaneció. [negritas mías] (Defoe: 1969: p.24)
Robinson se debate, analiza, delibera sobre cuál sería la mejor decisión. Y aquí podemos observar, primero, cómo recobra su voluntad y cómo contrasta la misma con la “voluntad divina”; segundo, el proceso por el cuál analiza las consecuencias de sus decisiones, y las causas que lo motivan a rechazar una y elegir otra opción.
Es Thomas Hobbes (durante siglo XVII) quien, con su filosofía determinista, nos da una pista de por qué nuestro desventurado compañero elige lo que elige y no otra cosa. Para Hobbes, en el marco de la realidad y del accionar humano, “todo cuanto se produce, se produce necesariamente, pues todo cuanto se produce ha tenido una causa suficiente para producirlo”[5]. ¿Pero cómo se da esto en el orden de la voluntad? Para Hobbes, son las acciones voluntarias aquellas que se siguen a un último apetito (por ejemplo, si tenemos miedo, pensaremos en fugarnos o escondernos de aquello que nos genera el miedo) o son producto de una opinión deliberada que considera las consecuencias de determinada acción. De manera que el humano, primero delibera y luego, su acción se desprende de su voluntad o de su pensamiento más inmediato sobre si las consecuencias de su acción serán buenas o malas para él. Hobbes no habla de agentes libres (pues estos serían los que aún no han deliberado), sino de agentes voluntarios, puesto que su acción procede de una elección deliberada.
Si acatamos las ideas de Hobbes y reparamos en la experiencia del joven Crusoe, este delibera (“tuve varias luchas conmigo mismo respecto a cuál iba a ser el curso que daría mi vida y qué decisión debía tomar”) y, de acuerdo a sus últimos apetitos, evalúa las posibles consecuencias de sus actos (“En cuanto a regresar a casa, la vergüenza motivaba la mayor oposición a esa idea; e inmediatamente me figuraba cuál sería la chunga de los vecinos…”). A Robinson le da vergüenza regresar con sus deseos frustrados a la casa paterna, y es este sentimiento el que lo condiciona a no volver, y a probar suerte en otros viajes. ¿Pero esta voluntad realizada, se puede decir libre o, como bien dice Hobbes, es “necesaria” ?, ¿nuestro amigo, en esta instancia, necesariamente debía repeler la idea de volver a casa de sus padres?
De la “libertad fundamental” y del problema de los determinismos.
A. El problema de los determinismos.
Aquí nos atraviesa un problema filosófico que, más que preocuparnos por nuestro amigo, se trata de una cuestión con la que convivimos a diario, y es el problema de los determinismos. Si todo fenómeno de la realidad y todo comportamiento es necesario, es muy difícil que haya espacio para la libertad. No seríamos “libres” en el sentido que conocemos de la palabra, porque lo que elegimos, lo que hacemos, cómo actuamos… todo eso está determinado en un orden causa-efecto, que incluso llegaría a medirse, sino absolutamente, al menos probablemente.
¿Qué tan profundo es el problema de los determinismos? Para ello citaremos a Jacinto Choza, que en su Manual de Antropología filosófica trata en detalle el problema de la libertad en el ser humano:
En la filosofía medieval el problema de la determinación de la elección por una realidad ajena a la voluntad electiva, preocupaba fundamentalmente en relación con Dios; en la filosofía moderna preocupaba en relación con el mundo físico, y en la filosofía contemporánea preocupa fundamentalmente en relación con los procesos biopsicológicos y socioculturales. Se trata del problema de los determinismos: determinismo teológico, cosmológico, físico-mecanicista, biológico, psicológico y sociológico (económico y culturales en general). (1988: p.383)
Tres períodos de pensamiento distintos, y tres maneras diferentes en que el problema de los determinismos se plantea. Podemos decir que la primera determinación (en relación con Dios), ya la hemos tratado brevemente con San Agustín, sin agotar la temática de más esta decir. El problema del mundo físico es, ciertamente, el que nos plantea Hobbes. Recapitulando brevemente, las deliberaciones de nuestro amigo Robinson y la vergüenza que le provocaba el volver a su casa le impedían, naturalmente y por leyes necesarias, desistir de su arrojo hacia la aventura. ¿Quién nos salva aquí?
Es Kant, posterior a Hobbes, quien en el siglo XVIII con su obra Fundamentación para una Metafísica de las costumbres parece darle cierta vuelta a la situación. En el capítulo tercero, (subapartado: “De los extremos de toda filosofía práctica”), el filosofó enseña que, de hecho, la libertad no es un concepto de experiencia, puesto que en la realidad empírica las cosas suceden de manera necesaria, determinado por leyes naturales. Pero, por otro lado, la libertad existe como idea de nuestra razón. Esta contradicción que se da muestra, según Kant, que desde el punto de vista “especulativo”, la necesidad natural es más practicable que la libertad. Pero, por otro lado, desde el punto de vista práctico (de la razón práctica, orientada a la acción) “es el sendero de la libertad el único por el cuál es posible hacer uso de la razón en nuestras acciones y omisiones”.[6] La razón es independiente de toda causa exterior a ella, por la cuál las leyes naturales de necesidad y causalidad no impedirían su libertad. Para Kant no hay contradicción, y tranquilamente un sujeto “como cosa en el fenómeno” puede estar determinado por estas leyes naturales, pero como “cosa en sí” es independiente a tales leyes. La libertad se une a la voluntad, y es así como el hombre puede actuar sin estar determinado necesariamente por leyes de causalidad.
Con lo anterior, ¿podemos decir que nuestro amigo Robinson delibera con la razón? Sí. Podemos ciertamente afirmar que lo que Robinson elige hacer, lo hace por medio de la razón, y a través de ella ordena a su voluntad para actuar tal como actúa. Pero prestando más atención a los dos párrafos citados en el apartado anterior (Libre albedrío, ¿determinismo?), podemos leer lo siguiente: “Una aversión irresistible continuaba impidiéndome volver a casa; […]” (Defoe: 1969: p.24). ¿No vuelve a su casa porque no quiere, porque no le place? Si tomamos lo anterior al pie de la letra, él no vuelve a su casa porque una “aversión irresistible” se lo impedía. Una especie de sentimiento de vergüenza; un sentirse expuesto a la burla, a la humillación… miedo a aquello. Y aquí cabe hacer espacio al tercer problema de los determinismos, el que alude a los procesos “bio-psicológicos” y “socioculturales”.
Si vamos hacia atrás, podemos dar cuenta de otros fragmentos que nos permiten dar cuenta de estos posibles determinismos sociales y culturales que habrían marcado al joven Crusoe, como que vivía en la Gran Bretaña del siglo XVII y había sido educado en una “escuela pública provincial” y por las “enseñanzas hogareñas”, en un contexto de auge del comercio y el colonialismo (de cuyos principios Robinson da cátedra en su estancia en la isla “desierta”, aunque esto se puede discutir). Tal como menciona Choza distintas ciencias humanas y sociales, como la psicología, la fisiología o la sociología:
…han puesto suficientemente de relieve hasta qué punto las tendencias, impulsos, esquemas de comportamiento, escalas de valores, estilos de pensar, formas motivacionales, códigos morales, etc., dependen del código genético, del sistema nervioso, de los sistemas de condicionamientos complejos que constituyen el aprendizaje durante la primera y la segunda infancia, de las frustraciones recibidas, del ambiente familiar, del medio geográfico, de la clase social y el sistema económico, etc. (1988: p.385).
Lo anterior parece ya encerrarnos en un callejón sin salida. Si las ciencias del comportamiento pueden predecir nuestra conducta no solo como sociedad, sino como individuos singulares, ¿qué queda de nuestra libre voluntad?
B. De la “Libertad Fundamental”.
Robinson nos metió en un dilema, del que Choza, de la mano con Kierkegaard, posiblemente nos tire una cuerda para que nos sostengamos con fuerza. Y es que la noción de la “libertad fundamental” es clave para argumentar que realmente hay cierto grado de libertad en el hombre o en la mujer, y en los personajes como Robinson Crusoe o en los autores que están detrás de ellos.
En línea con lo que nos dice Jacinto Choza, entonces, la libertad fundamental es el “fundamento o la condición de posibilidad de todas las otras formas de libertad”. También la denomina como libertad de apertura, pues está abierta a un número indefinido de fines, “a tantos cuantos el sujeto se proponga a sí mismo como fines”.[7] Aquí el autor señala la importancia del análisis de Kierkegaard a este respecto. En su obra El concepto de la angustia, el filósofo danés da a entender que el sentimiento de la angustia es la experiencia de la “libertad fundamental”. La angustia es la experiencia de estar en manos de uno mismo, de elegir ser o no ser uno mismo, y esa situación es la libertad, la nada. El sujeto en manos de sí mismo es nada, pero es pura libertad, y esta libertad angustia, y ante esta angustia se debe elegir. Así el hombre aparece, en su ser más profundo, como “pura posibilidad”. Y aquí una cita directa de un fragmento para detenerse atentamente:
Por supuesto, también se puede decir que esa posibilidad-capacidad no es tan genérica, puesto que en ella están ya una multitud de determinaciones biopsicológicas (…) y socioculturales (educación, principios morales y religiosos, recursos económicos, etc.), es decir, puesto que el sujeto está ya constituido precisamente en términos de lo que se ha llamado síntesis pasiva. Pero también esta objeción deja intacto el planteamiento de Kierkegaard: yo puedo ser de constitución asténica, introvertido, afable, con buenas aptitudes para el deporte, español, cristiano, de clase media, etc., y todavía eso no significa que sea yo mismo en el sentido de que puedo ser todas esas cosas tanto siendo yo mismo como sin serlo. (1988: p.376)
¿Qué podríamos decir de Robinson en este sentido?, pues creo que mucho: “tuve varias luchas conmigo mismo respecto a cuál iba a ser el curso que daría mi vida y qué decisión debía tomar”, decía el Crusoe maduro. En ese momento él estaba en manos de sí mismo. Esta lucha consigo mismo, representa esta angustia existencialista, en la que el sujeto se reconoce como pura posibilidad. Pero hay que elegir, y el puede elegirse para después actuar consecuentemente, o puede no elegirse y ver que pasa con lo que el “mundo” hace de él. Ahí esta el fundamento de toda libertad posterior, pero siempre dentro de un marco de elección. Los agentes que nos condicionan externa e internamente, nos brindan un horizonte de acción, pero nosotros nos elegimos y luego decidimos. Y no son elecciones fáciles, este es el problema.
Conclusión.
Hasta aquí, hemos abordado la cuestión desde algunas perspectivas de las más “icónicas” podría decirse. Por un lado, el problema de la providencia y el libre albedrío, con la mirada de San Agustín; el determinismo naturalista de Thomas Hobbes, con su idea mecanicista de la necesidad natural; Kant, con la diferenciación entre el plano de los fenómenos y el plano de lo racional, salvando una vez más la libertad y, por último, los distintos problemas de los determinismos, con una mirada desde la antropología filosófica bastante escueta sobre el amplio trabajo de Jacinto Choza.
Podríamos decir que, efectivamente, Robinson Crusoe era un hombre libre, porque podía elegir, pero diferentes cuestiones de la realidad en la que estaba arrojado lo hacían tener ciertas predilecciones tanto en el ámbito de la moral como en el de lo psicológico. Pero él se sabía libre, se eligió y, a pesar de la culpa que sentía producto de los valores inculcados, decidió seguir sus inclinaciones, inclinaciones que eligió dentro de un marco en el cuál se presentaban como posibilidad, pero que elige al fin y al cabo entre tantas otras.
¿La libertad es libre? Es una pregunta difícil y que en este trabajo no llegamos a contestar, pues hemos hecho un esbozo general de una cuestión demasiado amplia (y de la que el lector dispone de las fuentes en las notas utilizadas en la presente redacción). Me atrevo a decir que no. Que la libertad esta obligada elegir, esto es, o es o no es. Y, por lo tanto, no se trata de una facultad sencilla de utilizar, sino que por el contrario la libertad implica responsabilidad, y la responsabilidad se debe sostener, aunque no se logre el propósito dentro de un determinado contexto. El humano elige constantemente, o no elige, y ahí la libertad fundamental ya se ve implicada. Esto dentro de un marco dinámico, esto es, nunca elegimos en un mundo materialmente idéntico, sino que este mundo cambia y nosotros cambiamos con él.
[1] RAE (2019) Diccionario de la lengua española. En línea: https://dle.rae.es/libertad

[2] Por una cuestión práctica, cuando hable de hombre en el presente breve-ensayo me referiré a toda la especie humana, al género humano.

[3] Defoe, D.: Robinson Crusoe. Salvat Editores. España (1969). En el Prólogo por Juan Perucho, podemos leer: “[…], Defoe se dedicó con mayor regularidad a la literatura y al periodismo, pero siempre con sobresaltos y alternando con la sociedad más heterogénea de Londres, hasta que en 1718, en ocasión de reeditarse el Diario del capitán de navío de Woodes Rogers, conoció la historia y aventuras de un marinero escocés llamado Alexander Selkirk […]. Tal como se consignaba en el Diario, Selkirk había permanecido en la isla desierta (…), durante cuatro años y cuatro meses, con el único bagaje de un fusil, municiones y unas pocas herramientas.
La historia impresionó vivamente a Daniel Defoe […]”

[4] San Agustín La ciudad de Dios. Libro V, capítulo 9. En línea: http://www.iglesiareformada.com/Agustin_Ciudad_5.html

[5] Hobbes, T.: “Mi opinión sobre la libertad y la necesidad”, En Libertad y Necesidad, y otros escritos. Traducción de Bartomeu Forteza Pujol, Barcelona, Nexos, 1991, pp. 164-167.

[6] Kant, I.: “Último paso de la metafísica de las costumbres a la crítica de la razón pura práctica”, en Fundamentación para una Metafísica de las costumbres. Espasa-Calpe, Madrid, 1980. En línea: http://www.cervantesvirtual.com/buscado?q=metaf%C3%ADsica+de+las+costumbres

[7] Choza, J.: Manual de Antropología Filosófica. Ediciones Rialp, Madrid, 1988. (p.375)
submitted by Otro_engranaje to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2018.09.26 14:42 allianceMcloud Mi nombre era Rojo

Me llamo Rojo y no, no es por la novela de Panuck como creen mis profesores, tampoco por decisión propia, ni por mis padres, de hecho no conozco a mis padres, no se sus nombres ni como se ven. Me han enseñado que no eran nadie y que la persona que ahora es mi tutor me encontró un callejón rodeado de basura detrás de un teatro. Rojo por la manta que me rodeaba, por la manta que era mi única compañía. Es cierto mi tutor no tienen afecto alguno hacia mí, sino que me tomo como su deber social, siendo él una persona conocida por la prole de esta ciudad, pensó que si me ponía bajo su protección ganaría aún más fama, una persona rica y reconocida adoptando a un don nadie quien bien sus padres podrían ser drogadictos o criminales le sentaría de maravilla. Si soy honesto, si tengo cierto afecto hacia él, sin importar cuantos apodos me ponga ni que tan duro me golpee, siempre le hago caso, siempre sonrió ante las cámaras y recito lo buen padre y tutor que es y cómo sin el yo tendría la misma suerte que la de mis padres.
Supongo que eventualmente lo creí y aún lo creo, sin importar que tan felices vea a otros niños con sus padres sé que nadie es tan bueno y dadivoso como mi tutor, pues me ha puesto en los mejores colegios, me ha dado alimento, cobijo y una oportunidad de no morir rodeado de basura.
Casi no hablamos y cada vez que lo hago tengo que levantar la mano o esperar a que él me dé la palabra, sino recibo una bofetada si bien me va, pero aun así puedo ver que cada vez que me golpea hay algo en sus ojos, no arrepentimiento pero un aire de felicidad, al principio me costó trabajo entender por qué, ahora sé que es porque me quiere ver convertido en alguien mejor y eso le genera orgullo.
A nadie nunca le importaron mis padres y mucho menos a mí, porque debería de importarme gente que me dejo a la deriva, hambriento y a mi suerte teniendo apenas 3 años. Realmente a nadie le importe, nunca nadie se tomó la molestia de buscarme ni nadie me reclamó. Por lo tanto, por qué debería yo de preocuparme en reclamarlos o buscarlos, si yo a ellos no les importe, ellos tampoco a mí.
Mi vida es normal o dentro de los parámetros de normal, atiendo a una buena escuela, tomó clases de viola, practico francés y todo va en orden. Mantengo buenas calificaciones y me alejo de problemas ya que me da miedo que mi tutor se entere y me vaya peor, rectifico no es temor, es respeto a honrar la idea que mi tutor tiene de mí. Lo único que me molesta últimamente es que desde hace un par de días veo más seguido a una mujer detrás de mí, es cierto como protegido de alguien poderoso tengo guardaespaldas a todo tiempo, pero aun así parece que estos no la ven, solo yo. Nunca he querido decir nada al respecto por miedo de que le hagan daño a la mujer que a lo mucho ha de tener unos 35 años.
Un día llegando a la escuela un compañero me ofreció un pedazo de papel, me dijo que una mujer joven y bella quería que yo lo tuviese, gran idea si me lo preguntan, en la escuela tengo espacio libre, en la escuela solo tengo que no meterme en problemas y fuera de eso soy libre, aprendo lo que quiero, respondo lo que quiero y no necesito que gente me diga realmente cómo comportarme. Le pregunte si la mujer le había dicho más cosas, el negó y me dijo que solo le había ofrecido un beso en la mejilla en intercambio porque él me entregase la carta.
La carta olía a flores pero fuera de eso era un papel normal que alguien arranco de una libreta cualquiera. La carta tenía una caligrafía hermosa pensé, dentro escribía que ella sabía que era difícil confiar en extraños pero que me suplicaba que cuando estuviera solo en casa visitara el link escrito en la hoja. Inscrito también se encontraba un usuario y una contraseña.
No sé, sí es buena idea entrar a esa página, al final de cuentas todos sabían quién era yo y más importante aún quien era mi tutor. Esto es una broma, pensé, seguramente mis compañeros quieren que vea algo desagradable o alguien quiere molestar a mi tutor, esto último era gravísimo y sobre todo si él se enteraba. La última vez que alguien intento acercarse a él a través de mí me enteré que al pobre periodista le rompieron más de 7 costillas y que no volvió a usar su mano derecha, obviamente nadie culpó a mi tutor ni lo culparan, pero yo sé que no fue realmente un accidente de tráfico sino los matones de mi tutor.
La curiosidad pudo más que yo, además de que me encuentro en plena pubertad entonces moría de ganas de saber más de esta chica, quizás en el link había fotos de ella o información con la cual sería más sencillo acercarme a ella. Sé que suena mal pero no sería la primera vez que una mujer se me acerca para llegar a mi tutor ya sea por fines laborales o mero interés. Era pasado medianoche y me asegure de que todos en la casa estuvieran dormidos, después abrí mi computadora y metí el link en mi buscador. Lo que apareció fue una página mal diseñada sin colores ni imágenes de la chica solo un texto que me ordenaba descargara un VPN para continuar con el sitio. Al hacerlo apareció otro texto que me aseguraba que todo lo que sabía hasta ahora de mí y del mundo estaba mal. Que mi amado tutor no era más que una farsa y un sujeto que de ninguna manera tenía que llegar a su meta en convertirse en líder del país. No sería la primera vez que leo que mi tutor era malo, pero estoy seguro que ese no es el caso, a veces la gente se siente celosa y quiere dañar a mi tutor que no hace nada más que ayudar a otros pobres como yo.
Pensé que lo mejor era acabar de leer y eliminar el sitio para que nadie pudiera dar con él y mucho menos mi tutor o alguno de sus empleados. El texto en general me decía lo que todo mundo ya alguna vez me había dicho de como mi tutor gano dinero y poder al estafar y engañar a la gente pobre, además mencionaba que mi tutor venía de un barrio muy pobre y que desde pequeño había sido un matón, pero repito esto es algo sabido y mi tutor se ha disculpado varías veces sobre el tema. Al final del texto encontré algo que hizo que se me erizara el pelo y que mis piernas no parasen de temblar. Al final de la página había otro link donde al parecer encontraría un video que mi madre o una mujer que se autodenominaba mi madre me había dejado. Mi madre. Desde hace años no pensaba que alguien en algún momento fue mi madre, de hecho nunca le he dado ese nombre a nadie.
Metí el usuario y la contraseña y se abrió, en el video había una mujer que tenía ciertos rasgos parecidos a los míos, que al verla se activó algo en mi memoria que hasta ahora no puedo describir, pero después de activarse no pude parar de llorar, las lágrimas salían a voluntad propia y no podía pararlas. Ella decía que me amaba y que este video se lo dejaba a la periodista oculta del partido comunista donde ella y papá trabajaban. Mi madre o la que decía ser mi madre se llamaba Ana y con voz entrecortada y lágrimas deslizándose de sus mejillas me decía que el partido había sufrido en las últimas semanas muchos asesinatos o atentados que la policía se negaba a investigar, entonces el partido decidió contratar a la periodista que me daría este video. Ana me aseguro que la periodista era amiga de la familia y que era de confiar, que en el peor de los casos donde ella y papá murieran o desaparecieran me daría el video al cumplir los 16 años para que pudiera procesar toda la información y hacer mi propio juicio.
El partido comunista era la resistencia más fuerte en ese momento en contra del partido donde mi tutor ahora se encontraba y si bien en ese momento mi tutor ya tenía dinero suficiente como para hacer lo que quisiese todavía no poseía un cargo tan importante dentro del partido. En ese partido uno avanza hasta llegar a líder al hacer ciertos actos en favor de conservar el favoritismo del pueblo y al asegurar la continuación del poder político. Mi madre creía que mi ahora tutor era el que estaba contratando asesinos a sueldo e incluso matando a las personas más importantes del partido donde ella y papá trabajan. Ella temía que para el finalizar el día la única restante seria ella pues mi padre había salido hace horas y no había regresado. Ellos como líderes se habían mantenido parcialmente protegidos, pero eso no duró para siempre y que ahora temía que habían tomado a mi padre. Mi madre se disculpó por ponerme en la situación en la que me encontraba, que yo había sido el mejor regalo del mundo, que nunca había sentido tanta paz como al escucharme reír y que mi padre y ella nunca habían sido tan felices como fueron al saber que tendrían un hijo. Sollozando esta vez me decía que habían esperado resistencia por parte del otro partido pero nunca de este tipo, no contaban con asesinatos en serie ni que la policía sería tan inútil ni comprada de una manera tan vulgar por mi tutor. Al acabar de decir esto, se tomó su tiempo para calmarse, cogió la cámara y riendo dijo que posiblemente no le creería en ese momento se levantó de la silla y salió del cuarto donde estaba, camino por menos de un minuto hasta que llego a una puerta que decía Andrés, entró y justo ahí en medio del cuarto había una cama donde un niño pequeño dormía, se acercó mi madre lentamente, beso la frente y me mostro el lunar que tengo justo en la mejilla izquierda. Mis manos no dejaban de temblar, todo lo que creía hasta ahora y todo lo que había vivido era una mentira, quería huir, quería parar de llorar, quería encontrar a mi madre.
El video no se detuvo ahí, mi madre escondió la cámara en lo que pareciera un librero cubriéndolo con un pañuelo que era lo suficientemente delgado como para que se pudiesen distinguir figuras. Dejó la cámara, me puso en sus brazos y comenzó a cantarme, me cantaba y me mecía, sé que no podía ver su cara más pero sabía que estaba sonriendo. No sé si mi madre esperaba que en ese momento fueran por ella y por eso me sostuvo en brazos como si fuera la última vez que me vería. Se escuchó un estruendo y vi como mi madre se sobresaltó, pero no busco refugio ni protección, solo me mantuvo en sus manos y siguió cantando. Escuche los pasos pesados de un hombre que subía las escaleras rápido, abrió la puerta, mi madre solo le pidió que me dejara en paz que apenas y tenía consciencia, que no recordaría y que fuera lo suficientemente hombre para dejarme en paz. Entonces lo escuche la voz de mi tutor, la voz con la que había crecido diciendo que tenía razón que él no planeaba solo matarla como lo hizo con mi padre sino que haría que ni siquiera me acordase de ellos, los extinguiría de todo, todos y de lo más importante para ellos de su propio hijo.
–Los va aborrecer, los va a odiar por dejarlo solo y abandonado, de eso me ocupo yo. Dijo mi tutor.
En eso pude ver la sombra de un cuchillo, un objeto afilado se dirigía a la espalda de mi madre que trataba protegerme, vi que el cuchillo salió y entro del cuerpo de mi madre por lo menos unas 15 veces. Ella no gritó, no lloró, solo me mantuvo abrazado. Después de unos minutos vi a mi tutor forcejeando con el cuerpo de mi madre para dejarme ir, mi madre incluso muerta me aferro y fue hasta después de varios intentos que me soltó, empecé a llorar y por un hueco del pañuelo pude distinguir, pude ver que lo que yo pensaba era una manta, con lo que me cubrió mi madre, fue una toalla, una toalla roja con la sangre de mi madre que dio cada gota dentro de sí para no dejarme ir.
La cámara sigue prendida pero al parecer editaron el video porque se corta de la nada y lo siguiente que veo es a la mujer que me persiguió todos estos días. Me preguntaba que quería hacer con esa información, que esta información era suficiente como para exponer a mi tutor y a todo el partido, que con este video que hizo mi madre más la información que ella había hasta ese punto recabado era plausible el arresto de todas las personas involucradas con los asesinatos pero lo más importante es que cumpliera el último deseo de mi madre, que yo viera el video a los 16 y yo eligiera. Seguido aparece un número de teléfono que seguramente es de la periodista y un mensaje que dicta: ¿ya tienes una decisión? y el video acaba.
Mi nombre era Rojo pero ahora sé que el bastardo me ha dado ese nombre pues le parecía una última y gran broma. Las ideas y los sentimientos que me envuelven son demasiados para saber qué hacer, quiero ir a la cocina tomar un cuchillo y cortarle el cuello mientras duerme en la habitación enfrente a la mía, pero sé que no pasaría a sus guardias. Quiero envenenarlo, quiero verlo sufrir porque sé que a diferencia de lo que todo mundo me han dicho, alguien en algún momento me amo. Dejare de escribir, tengo que hacer una llamada.
submitted by allianceMcloud to Hparanodormirpodcast [link] [comments]


2015.08.28 11:28 PodemosCannabico Círculo Podemos Canabico - Participa

El círculo PODEMOS cannábico es la respuesta a la necesidad que existe en la comunidad cannábica de organizarnos y hacernos oír a través de una propuesta de regularización legislativa para el uso del cánnabis. Ver Manifiesto Fundacional
Animamos a todos a participar en éste círculo sectorial, aportar trabajo y apoyar un funcionamiento asambleario y transparente, en el que puedan expresar sus ideas y pretensiones.
Como puedes Participar
En esta dirección www.mumble.com Descargar la versión sin la skin de Mumble las azulitas de abajo. Conectar al Servidor de Podemos Le damos a la bola del mundo Y le damos a Agregar Nuevo
Configuración, ¡IMPORTANTE! Pulsar en Configurar Mumble.
Uso y Disfrute de la Plaza PODEMOS Cannabico Consulta el manual
Una constante de la plaza es la de la repetición de hilos iguales o muy parecidos lo cual no ayuda en nada, pues dispersa el debate y aburre al personal al ver siempre el mismo tema sin aporte real de novedades. Nuestros consejos al respecto antes de empezar a abrir hilos nuevos:
NORMAS
  1. Prohibido Prohibir.
  2. Acceso libre
  3. Se puede fumar
Estrategia de la Plaza Podemos Cannabico: Como escaparate del circulo; antes de subir propuestas oficiales las debatiremos y consensuaremos a través de las herramientas de participación más adecuadas Únete a nuestros grupos de trabajo
Además debemos invitar a participar en la Plaza a todos nuestros amigos y familiares, es gratis, está abierto a todo el mundo, y si queremos que la regulación del cannábis cambie necesitaremos el apoyo y el soporte de toda la comunidad para posicionar el debate en el lugar que creemos que se merece.

Registraté en la Plaza

Nuestra posición como circulo y dado que se ha abierto la elaboración del programa a la participación ciudadana a través de la Plaza Podemos Las Fases del proceso las podemos ver aquí es que hemos de conseguir desde el circulo que el tema del cánnabis entre en el programa de Podemos a las próximas generales. No podemos seguir esperando a que toque, pues hace ya tiempo que para muchos es un tema que toca.
submitted by PodemosCannabico to PodemosCannabico [link] [comments]


2014.08.07 19:06 davilafran ¿Te gustaría que tu círculo funcionase así?

Estimados todos
Ante la creciente oleada de problemas operativos en los círculos y el creciente refuerzo de ideas que parten, desde mi punto de vista, de incapacidad en el manejo de la tecnología para justificar el desarrollo de estructuras de control y jerarquía, bajo la apariencia de elementos de coordinación, me pregunto si un círculo tiene que servir para el montaje de asambleas que sigan modelos de la Antigüedad Clásica en pleno Siglo XXI.
Para mí justamente, las ideas de círculos abiertos y territoriales o temáticos por definición es bastante insuficiente y presenta multitud de problemas que espero analizar en otro hilo.
Parto de la hipótesis de que cuanto mayor es el número de individuos en un círculo, más inoperativo y contraproducente sería implantar una estructura organizativa horizontal, democrática y abierta para su gestión. Y más aún cuanto más rudimentaria sea su tecnología (recordemos que el concepto de tecnología incluye el del conocimiento en el uso; un perro puede usar un ipad para orinar encima; el iPad sería entonces una tabla fresquita y no un potente computador, así que algo no es tecnología hasta que no la usa alguien con conocimiento para algún propósito)
¿Para qué asambleas? ¿Por qué círculos abiertos? Democracia no es necesariamente que todos elaboremos todo. Democracia es que todos podamos decidir lo que entendemos mejor para cada uno y para el conjunto de todos. Democracia es representarse a sí mismo o dejar a los que quieran, la posibilidad de otorgar a alguien que les represente sin imponer el mismo modelo a los demás. Democracia no es crear un círculo territorial y decir que en una asamblea de 3 horas en las que habla el 8% del quorum y acude el 15% de los afiliados de tu zona, donde los métodos de votación online no se han implementado, porque la montas un domingo en agosto y se ha aprobado algo en un ratio 65-35, ir diciendo que se aprobó una entidad coordinadora que jerarquiza a otros círculos, como algo que es la voluntad de todos los afiliados de tu zona porque lo aprobó la asamblea de tu círculo porque tu círculo se llame como tu municipio. Tu círculo representa a sus integrantes. A nadie más. Llámese como se llame.
Por ello entiendo que los círculos no deben ser ni representar asambleas populares como si estuviésemos en Grecia o Roma, sino equipos de acción social y democrática formados por voluntarios en temáticas y misiones libres de definir, pero auditables por todos, en sus finanzas, democracia interna, producción, todo...
Por ello entiendo poco apropiado que los círculos sean abiertos y no haya criterio de pertenencia, porque entramos en bucles indefinidos y no sabremos a qué círculo pertenece nadie.
Yo prefiero algo así. A ver qué os parece a vosotros. Partimos de la idea de círculos cerrados y de la idea de que todos los afiliados tengamos la libertad y la igualdad para crear círculos. De partida, los círculos deberán tener integrantes por mutuo acuerdo. todos los integrantes que participen, lo harán de inicio con la aprobación de todos. TODOS. O sea, que exista, de partida el derecho a vetar la incorporación de nuevas personas a los Círculos (a los que estemos nosotros) por parte de todos los miembros. Una vez entras adquieres el derecho a veto.
En definitiva, si no te quiero en mi círculo, no hay que dar más explicaciones. Esto evita el crecimiento en tamaño descontrolado de los círculos para preservar su operatividad. No hay argumentos de sexo, raza u otro tipo de discriminación. Simplemente, no tenemos por qué estar con quien no queremos, aunque sean de nuestro propio partido o de nuestro municipio. Los que no concuerden con esa idea de no ampliación, podrán abandonar también libremente los círculos y juntarse con otras personas si lo que observan son actos de intolerancia, tozudez o argumentos discriminatorios. Nos vamos y ahí te quedas. No pasa nada. Creamos un círculo con el chico nuevo y renunciamos al otro. No se muere nadie.
Nadie está obligado a nada. Pero las nuevas incorporaciones deben estar aprobadas por todos, al menos de inicio. Si el círculo, una vez iniciado, se quiere organizar con otros criterios democráticos en base a un modelo estatutario de creación, que parta de una plantilla semejante para todo el partido y se adapte al deseo de sus integrantes, para por ejemplo, admitir incorporaciones con mayoría simple, que lo haga. Si a alguno no le gusta, siempre será libre de abandonar. Pero de entrada el derecho último a veto debe existir. Y el de los demás a abandonar el círculo y contar con ese alguien que no pudo entrar. Libertad de circulación y de veto. Como emparejarse y separarse. El contenido de trabajo de los círculos debe ser usado y generado siempre en el marco de las licencias definidas por Creative Commons que definamos consensuadamente en PODEMOS.
A modo de Ejemplo.
Imagina, tu círculo de... digamos, 6 personas próximas (o lejanas en distancia, pero cercanas en términos que quieras) a ti (las que quieran y puedan por voluntad propia) que forman un círculo operativo: el "Círculo TICs para todos 3 de Marzo", por darle un nombre. El Círculo está en Valladolid. Su MISIÓN consiste en redactar propuestas políticas para implementar las nuevas tecnologías en la toma de decisiones en un municipio en el que viven todos sus integrantes.
Los miembros del círculo trabajan, la elaboran en base a sus ideas y capacidad, hacen un crowdfunding para financiar los gastos explicando lo que quieren hacer, lo llevan a cabo, lo completan y lo presentan al público.
Yo, que vivo en Logroño, me voy a la web de podemos.info porque estoy afiliado y una tarde, me aburro y busco círculos. No vivo en Valladolid pero puedo usar el buscador de círculos y me topo con el "Círculo TICs para todos 3 de Marzo" que ha definido una MISIÓN concreta por ellos mismos.
En el momento de crearlo tuvieron que poner su MISIÓN en público para ser votada por los miembros de podemos. Consiguieron un número mínimo de votos positivos a ese propósito y ¡bingo! Obtuvieron el 5 del parchís. Pueden empezar a operar. A la gente le interesa que hagamos lo que hemos dicho que vamos a hacer.
Definimos unos parámetros de calidad de referencia entre todos en PODEMOS. El día que estoy aburrido y busco, me pregunto... el "Círculo TICs para todos 3 de Marzo" ¿Tiene web? ¿Tiene actas públicas?¿Muestra sus enlaces a sus facturas? ¿Son paritarios en genero? ¿Justifican el por qué no? Resulta que tienen ustedes de eso todo OK. Hago clics en enlaces y, si quiero, veo sus gastos y su contabilidad. Veo que entre su acciones han llevado a cabo una "acción para formar personas sin acceso a nuevas tecnologías en el uso de las mismas". Veo que, como es obligatorio, ninguno de vosotros cobra un duro, mostráis los anuncios públicos de las contrataciones a las empresas que hayáis hecho y cumplís los principios éticos de PODEMOS. No tenéis parientes en las subcontratas o lo que sea. Tenéis un enlace a vuestra página Facebook, leo testimonios positivos de personas, fotografías fechadas de la acción, etc.
A mí me gusta tu círculo y además como afiliado, lo puedo auditar. En definitiva lo puedo evaluar y votar positivamente en base a unos parámetros de calidad que podríamos consensuar entre todos. Tu círculo gana prestigio. Si lo pierde porque la gente no ve lo que hacéis o se duda de que actuéis con el propósito de cumplir vuestra MISIÓN que os permitió el comenzar a rodar, o porque vuestras acciones se entienden como homófobas, o xenófobas, o lo que sea, podréis llevaros denuncias y votos negativos. Si acumuláis un número determinado, ser expulsados de la posibilidad de crear o participar en nuevos u otros círculos o del movimiento PODEMOS. Si te pasas de dictador en tu círculo, también los participantes del círculo y tú, podréis y tendréis que autoevaluaros periódicamente en términos de democracia, transparencia y horizontalidad y votaros negativamente si hace falta. Si además os grabáis las reuniones en vídeo o publicáis hangouts y actas, yo podré comprarme una pizza y veros trabajar igual que veo Fort Apache. Podré denunciar si me parece que tu compañero es un dictador. Y contrastar si apruebas sus ideas porque le tienes miedo o porque realmente crees en ellas. Autoevaluación interna y evaluación externa. Ganar karma como círculo.
Luego me leo vuestra propuesta política cuyo ámbito de acción es tu municipio. Como no vivo en tu municipio, la veo, y si quiero, con mi círculo la copio para el mío o la mejoro y la propongo en el mío, porque trabajáis con licencia CC determinada y la cumplo. Pero no puedo votar para aprobar dicha propuesta en Valladolid porque el código de mi voto me limita a aprobar propuestas en cuyo ámbito yo me vea afectado (Mi barrio, mi distrito, mi pueblo o ciudad, mi municipio... Logroño, La Rioja, España). Cuando llegue el momento de votar propuestas como las que habéis hecho, que deben tener una periodicidad determinada para presentarse, por ejemplo al inicio de una legislatura, por anualidades, cuatrimestralmente o lo que sea, se vota en concurrencia con otras propuestas parecidas en el mismo ámbito cuyos presupuestos sean diferentes y encajen dentro de las capacidades presupuestarias del Ayuntamiento. Ayuntamiento cuyo presupuesto estará estructurado en una forma que haya seguido el mismo procedimiento, sólo que ahí (para aprobar la propuesta del presupuesto de un Ayuntamiento) votarían todos los afiliados a PODEMOS de tu ciudad propuestas que presenten todos los afiliados a PODEMOS de tu ciudad que quieran presentarlas. Así se haría para realizar la división del gasto según los compromisos lícitos adquiridos por el Ayuntamiento en ejercicios anteriores y su capacidad de generar recursos en los ejercicios de la legislatura que está por venir.
Las propuestas de círculos como el tuyo pueden contar con apoyos de gabinetes jurídicos para ver sus implicaciones legales y si entran en conflicto con otras ordenanzas municipales que afecten a tu barrio o distrito. Quizá esto te lo puedan respaldar abogados o expertos en la Administración Pública, tanto de tu Ayuntamiento a disposición del ciudadano, como los pagados y financiados por el crowdfunding que hayáis hecho. Las propuestas deberán recoger vuestras previsiones de coste de la misma para las arcas del consistorio una vez se pongan en marcha si se aprueban. En definitiva presentarse como proyectos sólidos. Si tus vecinos, el día de votar, o desde antes, ven tu propuesta en competencia con la de otros y creen que tu propuesta es mejor la votarán. Si no no.
Seréis libres de dar conferencias públicas explicando vuestras propuesta. Sois 6 personas. Quien cuente con 14 tendrá más equipo y la dificultad y el desafío añadido de asumir su organización. Cuanto mejor sea la tecnología del círculo más herramientas tendrá para gestionar más integrantes a menor coste operativo. Cada Círculo es libre de definir su tamaño. Pero todos se financian igual y nadie cobra. Podréis subir vídeos explicativos a Youtube o usar vuestras redes sociales. En definitiva. CUUUUUUURRAAAAAAAAAR. Y no dar la jeta sin dar un palo al agua para que os voten a Alcaldes o Presidentes. Cuando haya que votar propuestas, se vota entre todos los que tengan derechos adquiridos de voto por ayuntamiento, Comunidad autónoma país o la división de gobierno territorial que sea..
En las asambleas presenciales actuales de los círculos territoriales los tiempos de exposición son limitados y parten del modelo de comunicación de un orador al público y respuestas en la misma línea. En internet el modelo de comunicación es distinto y el público elige lo que le da la gana ver si las propuestas están todas accesibles en el mismo lugar y los buscadores internos filtran de forma conocida por todos y permiten en cualquier caso acceder a todo. El trabajo de difusión que haga cada equipo es de cada equipo.
Dirán ¡qué coñazo! No hago propuestas, ni me meto en círculos. Mucho jaleo. Perfecto. Igual yo tampoco. Pero aquellos que sean buenos en eso se lo currarán. Los paracaidistas saldrán de PODEMOS. La plataforma Stop desahucios imaginada como un círculo de PODEMOS o algo similar, sería un ejemplo de movilización y organización (al menos visto en su impacto desde fuera con la información limitada con la que podemos auditarlo y el conocimiento que tengo yo). Se han reunido con políticos y vecinos, han ido a los medios, cuentan con el apoyo abogados y otros expertos, etc.
Si los círculos realizan y suben a internet una propuesta, para todo el país, que todos en nuestro ordenador, tv, video consola móvil o lo que sea, las filtremos por más populares según seguimiento, por más acertadas según votos recibidos y valoración del círculo, o porque las tenga en favoritos porque soy fan y me gusta como trabajáis y llega el momento de votar algo... pues podremos votar todos. El que quiera irse a la playa y confíe en el criterio de los demás, que se vaya. Allá cada uno.
Un hombre, un voto. ¿Se aprobó algo? ¿La propuesta incluía una justificación de vigencia por más de un ejercicio presupuestario? ¿Estoy de acuerdo? ¿Estamos todos? Pues entra en vigor y dura lo que dura.
El que esté de alcalde o presidente la deberá ejecutar. Y si tiene un equipo o un círculo que se financie en iguales condiciones que los demás, el alcalde podrá presentar las suyas y concurrir. En cualquier caso, acatar las que aprobamos todos.
Esto para mí es algo parecido a la Democracia. Una asamblea territorial como si la España del 2014 D.C. fuera la Grecia del 600 A.C., para mí, es algo parecido a la inoperancia. En el primer modelo curran los que puedan y se consideren capacitados y nos beneficiamos todos. En el segundo, en las asambleas hablan quienes están capacitados y a veces los que no y hasta a veces sucede que no curra nadie o curran los capacitados para la estrellita paracaidista que busca colarse en las listas aprovechando las primarias abiertas porque aterrizan en podemos con un núcleo de base política que les respalda: en unas elecciones no se comerían un rosco, pero frente a Pepito el Paisano que se presenta a primarias en PODEMOS sí. Luego Pablo Iglesias les hace el Márketing político en la Sexta y la Cuatro y ¡listo! ¡Ya soy alcalde!
¿Pero círculos como estructuras jerárquicas y coordinadoras? En pleno siglo XXI quien rayos necesita de eso. Lo que necesitan quienes proponen esos modelos es un curso acelerado de manejo de tecnología me parece a mí. Y por norma general esas cabezas obsoletas no quieren debate porque no entienden que haya otra manera de trabajar.
He dicho todo desde el respeto, les pido que debatamos igual.
¿Qué opinan?
submitted by davilafran to podemos [link] [comments]